El Plan de Formación y su para qué

Por el febrero 7, 2011

Como dice un amigo mío, hay dos tipos de personas: Los jóvenes, que son los que tienen inquietudes por aprender y se preparan para sacar adelante lo mucho que les queda por hacer en la vida, y los viejos, que ya lo saben todo, que están de vuelta esperando la edad de jubilarse, por cierto, cada vez más incierta.

Y esto no tiene nada que ver con la edad física, ojo.

Una empresa es un organismo complejo en la que, inevitablemente, conviven veteranos y noveles, jóvenes y viejos, con sus ilusiones y sus decepciones, sus éxitos y sus patinazos, todos también inevitablemente unidos en sus esfuerzos hacia el cumplimento de unos objetivos comunes. ¿También los que creen que lo saben todo y están de vuelta? Por supuesto que sí.

Los Planes de Formación debieran de ser un instrumento de las empresas para el cumplimiento de sus estrategias en última instancia, pero con unos contenidos, si se me permite decirlo y en una instancia anterior, utilitaristas; conseguir que todos los empleados que forman el tejido social trabajen mejor.

Trabajar mejor supone poner a disposición de los demás los conocimientos, habilidades, actitudes y aptitudes, competencias profesionales, pero también personales que debieran tener su desarrollo en el entorno empresarial. Por esto mismo, el Plan de Formación debiera ser para todos.

Sí, también para los “transparentes”, los que no se ven. Para aquellos que están en los rincones olvidados, unas veces voluntariamente y otras no, etiquetados unas veces injustamente y otras no, como “irrecuperables”.  ¿Qué mejor formador en máquinas que el operario que ha trabajado en ellas toda la vida?, ¿qué mejor formador comercial que el vendedor que conoce el mercado y sus productos? Quizás las nuevas tecnologías les sean ajenas o les vengan grandes, o su management esté obsoleto, o nos parezca desmotivado, pero quizás también, como el arpa del poeta esté “esperando la mano de nieve” que sepa arrancar las mejores notas de su trabajo.

Los que hemos tenido la suerte de impartir seminarios de “Formación de formadores” a colectivos de este tipo, podemos constatar la ilusión y el interés por las nuevas funciones formativas a personas que antes de iniciar la formación alguien nos había comentado en voz baja “¡Cuidado con este, que te puede echar a perder el curso!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Roque Gutierrez Il y a 4 años (21h03)

Esta duda que acecha a los departamentos de RRHH nace de la pregunta que se hacen los mismos departamentos a la hora de justificar internamente sus funciones... ¿Que pensarian de mi si peleo con energia la realizacion de un plan de formacion anualmente? ¿Será rentable? ¿estaré en el disparador? .
Así pues, el director de RRHH de aquella empresa cuyo bagage es incuestionable y su posicion en la empresa es fuerte no tendrá ningun problema en liderar esta cuestion. Por tanto, incuestionable es valor positivo de su realizacion y el apoyo si es necesario con una consultoria de RRHH al igual que se realizan en otros departamentos. En mi caso, en nuestra empresa, trabajamos con un partner desde hace años y el resultado es fenomenal. Caso análogo de los cursos para empresas con el coaching ejecutivo Continuar leyendo

Responder

    Roque Gutierrez Il y a 4 años (21h04)

    EL partner que no indique: www.peopleinnova.com

Vicky Il y a 3 años (16h23)

&#3n;08a2d how does it stay in that exact same spot on her arm??? Mine would be down on my hand, falling off to the floor and generally being in the way. When you are Queen does even your purse obey you???

Responder