Es que no hemos tenido buenas experiencias con el e-learning…

Por el febrero 26, 2011

¡Que levante la mano aquel que no haya oído estas palabras de boca de algún Responsable de Formación! Yo, desde luego que no la levanto.

Lo que viene después es la comparación. “A nuestro personal le gusta más la formación presencial. Verse con los compañeros, comer todos juntos, tomar unas copas después del curso…”, como si formación presencial y formación e-learning fuesen dos opuestos e irreconciliables enemigos que se mirasen por encima del hombro el uno al otro.

¿Qué se esconde detrás de las sinceras palabras de nuestro Responsable de Formación? Pues voy a decir lo que me parece. Miedo. Miedo al cambio, a hacer las cosas de formas distintas. Y también, desconocimiento.

Miedo, quizás, porque baje la productividad al “estar más pendiente del ordenador y del curso que de su trabajo”. Miedo, quizás porque se incremente el consumo de papel de la fotocopiadora bajándose el curso en pdf. Miedo de que la paz social se resienta al no tener un espacio y un tiempo dedicado a la formación en aula, “donde el personal se desahoga y cuenta sus cosas al formador de turno”.

Y desconocimiento también. Quizás nuestro Responsable de Formación ignore que cuando acaba su jornada laboral, más de uno de sus compañeros a los que “no les gusta el e-learning”, se va a su casa a descargarse películas, música o, quizás también, programas informáticos. O quizás, también, a seguir ese curso gratis de inglés gratis que se bajó por internet. O, seguramente, a meterse en la “Wikipedia” para ayudar a su hijo en los exámenes.

Ya sabemos que las dos excusas están relacionadas: Los principales miedos al cambio son el desconocimiento y la conformidad.

No corren buenos tiempos, en general, para la economía de las organizaciones. Los sueldos se congelan, los presupuestos de formación se ajustan (ya no hay tantos viajes a “los cursos de la Central”) y parece que nos hemos instalado en la famosa “crisis”. Esta misma crisis a la que solamente vemos una cara, la de “peligro”, “riesgo” o “temor”, pero que somos a menudo incapaces de ver su otra faceta, la de “oportunidad”. Ciertamente las cosas ya no serán como antes, y la formación en las empresas, tampoco. De nada servirá recordar viejos y, por qué no, buenos tiempos, en los que las cosas eran como eran. No podemos conducir en carretera mirando solamente por el espejo retrovisor.

El futuro de la formación en las organizaciones ha de ir inexorablemente unido al presente de la sociedad en las estas organizaciones viven y se desarrollan y, si no es así, corren el serio riesgo de desaparecer. El presente es, ya desde hace años, la “aldea global” de McLuhan, las autopistas de la información y la sociedad del conocimiento de William Gibson y no querer verlo así, amigo Responsable de Formación que “no ha tenido buenas experiencias con el e-learning”, es intentar ponerse una venda para no ver lo que un potente foco ilumina y aclara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mdnazmulhossain Il y a 5 años (12h18)

Bonjour e0 tous,J'ai eu beaucoup de chacne: j'e9tais e0 Tokyo hier lors du premier se9isme, mais ensuite j'ai pris l'avion e0 l'ae9roport de Narita et je suis aujourd'hui en Belgique avec mon e9pouse. J'ai donc e9vite9 le pire de quelques heures! On est juste inquiet quelque peu pour certains membres
de la belle famille...Sceptiquement vf4tre, Continuar leyendo

Responder

    Egypt Il y a 3 años (17h57)

    A simple and inlntligeet point, well made. Thanks!

    Cheyanne Il y a 3 años (10h51)

    Yeah that's what I'm talking about bab-iyn-ce work!

India Il y a 3 años (17h57)

Brliilance for free; your parents must be a sweetheart and a certified genius.

Responder