¿La formación sigue principios sostenibles?

Por el mayo 18, 2012

Un principio es una regla que se perfecciona con el objetivo de lograr algo o mantener un cierto estado de las cosas. En este orden ¿Qué principios rigen la elección de la formación actual? ¿Sobre qué “axiomas” pivota la elección de la misma? ¿Son coherentes entre si?

Si analizamos la primera cuestión, las tendencias en la formación de los años subsecuentes a “La depresión del 2008” permiten identificar los principios subyacentes. Atendiendo al análisis de necesidades de las organizaciones actuales, las líneas son:

  • Se reducen las acciones en áreas dónde no se perciben resultados inmediatos. (ej. liderazgo). Principio: garantizar el impacto a corto plazo.
  • Aumenta la petición de programas alineados con la venta de valor y la eficiencia de los equipos comerciales. Principio: diferenciación y reducción de costes.
  • Se promueven acciones especializadas en la gestión del negocio (alineación de las personas con los objetivos de la empresa y toma de decisiones rápidas y precisas). Principio: enfocar nítidamente la dirección de las actuaciones y reaccionar ágilmente a las desviaciones.)
  • Actuaciones enfocadas a la mejora de la “productividad”, definida en términos de rapidez operativa, ejecución óptima de los proyectos y eficiencia de los procesos. Principio: orientación a la producción on time, on cost.
  • Generación y desarrollo de ventajas competitivas. Proyectos dirigidos a trabajar customer experience, agilización de procesos de cambio y facilitación de procesos de integración (selección, orientación, reunión y coordinación del talento humano).
  • Principio: desarrollo expeditivo de competencias y modificación de cultura en pos de la adecuación al mercado. Adaptación inmediata y actuación sobre la percepción/experiencia del cliente acerca del producto/servicio.

Si examinamos las reglas de actuación, los axiomas sobre las que pivotan son:

  • Garantizar el impacto a corto plazo.
  • Diferenciación.
  • Reducción de costes.
  • Dirección certera de las actuaciones.
  • Reacción ágil ante desviaciones.
  • Orientación a la producción on time, on cost.
  • Desarrollo expeditivo de competencias.
  • Cambio de mentalidad.
  • Trabajar la percepción y experiencia sobre el output recibido.

Si centramos la atención en el tercer argumento, ¿Son realmente coherentes los principios que sustentan las demandas formativas de las compañías actuales?

¿Se puede garantizar el impacto a corto plazo en un proyecto donde se promueve un cambio de mentalidad y de cultura?

¿Se puede trabajar en una estrategia competitiva centrada en costes y a la vez promover la diferenciación? (no confundir con la estrategia de enfoque).

¿Se puede operar sobre la mejora productiva mejorando ítems relacionados con la eficiencia en tiempo y en coste y no en calidad?

¿Se pueden asimilar rápidamente las “competencias” precisas en un proceso de cambio cultural?

¿Se puede re direccionar la desviación sin ser flexibles ante modificaciones potenciales que impliquen transitar por el camino establecido de forma distinta?

¿Ocuparse de la experiencia del cliente correlaciona con el corto plazo y con el alejamiento de la calidad?

La formación de impacto es aquella que ayuda al cliente a incrementar sus beneficios y afecta a sus resultados. La tentación cortoplacista de la supervivencia organizacional no debe “ahogar” la disposición a la sostenibilidad de la empresa. El “aquí y ahora” de la rutina dificulta la incidencia sobre lo que garantiza la actividad futura.

Y de todo este marasmo de urgencias importantes que obstaculizan la operación sobre lo que realmente es estratégico, la formación y el desarrollo de los colaboradores no está exenta.  Del capital humano que detenta la toma de decisiones en las organizaciones depende la permanencia organizativa a través de una formación enraizada en principios sostenibles.

José Enrique García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El impacto de la Cultura Corporativa | Planes de formación Il y a 11 años (07h25)

[...] sobre la cultura corporativa y el total de aspectos que la rodean es influir sobre resultados sostenibles a largo [...]

Responder

David Mora Il y a 11 años (18h59)

Hola José Enrique, enhorabuena por el post. Resulta muy interesante la vinculación que estableces entre la formación y el concepto de sostenibilidad. Sin duda alguna la formación es un sostén para una mayor motivación del personal, incremento de la competitividad, etc. Quizás el éxito resida en una sabia combinación de
acciones a corto con otras a largo, que trabajen diferentes competencias, actitudes y aptitudes. Saludos! David Mora Continuar leyendo

Responder

    EquipoColaboradores Il y a 11 años (16h07)

    Hola David, muchas gracias por tu comentario. Sin duda existe una dualidad que enfrenta el corto plazo con el largo a la hora de decidir qué acciones formativas causarán el mayor impacto para que el retorno de la formación sea inmediato. Sin embargo en ocasiones se toman decisiones sobre aspectos
    que deben impactar de forma sostenible en el tiempo y por tanto deberían estar orientadas al largo plazo aunque no retornen con tanta inmediatez. Continuar leyendo

Mónica Azcona Il y a 11 años (16h57)

Cuando existe una cultura corporativa con un objetivo común claro, el esfuerzo de todos los colaboradores se centra en alcanzar dicho objetivo. Es así como en determinados momentos o en épocas de crisis, la empresa puede promover la diferenciación a pesar de una estrategia centrada en los costes. Lo primero que muchas
organizaciones eliminan de sus presupuestos son las “inversiones” en formación. Para nosotros la formación es una clara herramienta de motivación, y sin motivación no hay resultados. Mónica Azcona y Juan M Chicote RH Carrera y Carrera Continuar leyendo

Responder

    EquipoColaboradores Il y a 11 años (16h41)

    Muchas gracias por el comentario Mónica. Desde el punto de vista de la gestión integral de los recursos humanos, la cultura, los valores y los principios que los guían, circundan o envuelven, entre otras muchas cosas, a la captación y movilidad, a la compensación, a la evaluación y a la
    capacitación y desarrollo. Esta cultura, enraizada para conformar el ADN organizativo (determinada para permanecer) hace sostenible a todas las áreas a las que afecta. Es importante conjugar un equilibrio que no olvide el corto plazo pero la urgencia del hoy no debe impedir la visión del mañana, y es aquí donde las organizaciones deben apostar por una formación orientada al crecimiento y el desarrollo del capital humano, porque efectivamente, ese es un factor que posibilita la permanencia y la consolidación futura y sostenible. Insisto en agradecer tu aportación, sin lugar a dudas inspira el análisis de nuevos temas que aporten conocimientos actuales y opiniones diversas. Te animo por tanto a visitar nuestro blog e interactuar con nosotros. Un saludo José Enrique García Continuar leyendo

La Eficacia Sostenible en el Tiempo | Planes de formación Il y a 11 años (15h54)

[...] línea con lo anterior, y como comenté en el post “¿La formación sigue principios sostenibles?”, la inversión de tiempo y recursos en lo que causará impactos en el mañana, se torna en esencial [...]

Responder

El Binomio Productividad/Ventas en Formación | Planes de formación Il y a 11 años (13h34)

[...] comenté en el post de ¿La formación sigue principios sostenibles? , la urgencia del corto pazo, no puede socavar la sostenibilidad del [...]

Responder