Información, conocimiento y aprendizaje

Por el febrero 24, 2015

Definiciones de la RAE:

Informar: “Enterar, dar noticia de algo”.

Conocer: “Averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas”.

Aprender: “Adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia”.

Viene todo esto a colación de una cena la semana pasada en casa de unos amigos. A todos nos gusta mucho el cine y empezó una discusión sobre el año de la muerte de Paul Newman, si fue en el 2010 o en 2012, si su última película fue “Camino a la perdición” o “Empire Falls”,… una discusión apasionante que quedó zanjada rápidamente cuando la mujer de uno de los comensales tiró de Wikipedia y confirmó que murió en septiembre de 2008 y que su último trabajo cinematográfico fue el de poner su voz en “Cars”. No nos quedó más remedio que empezar otra discusión sobre los travellings en “Birdman”.

“Vivimos en la era de la globalización y de su hija la digitalización”

Ya de vuelta a casa en el coche, comentaba con mi mujer los nuevos tiempos que ya están aquí. No es cierto que estemos ya en “el siglo del conocimiento”, sino más bien –todavía y de momento- en “el siglo de la información”. Estamos saturados de información y el consumo que hacemos de ella es brutal. Gracias a la redes sociales tenemos la información precisa y correcta de la noticia en el mismo momento en que se está produciendo, podemos dar una charla de cualquier tema haciendo un corta – pega de informaciones en la red o, también podemos hacer un buen trabajo académico gracias a los “rincones de los vagos” que pululan por Internet. La cuestión es si esta cantidad de información no nos está impidiendo llegar al conocimiento.

Las discusiones sobre los datos no tienen futuro (año de la muerte de Paul Newman), las discusiones sobre las diferentes formas de conocimiento, sí que lo tienen (los travellings de Birdman).

Y es que para “conocer”- lo dice la RAE- , hay poner en ejercicio las facultades intelectuales para averiguar la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas, y eso supone un esfuerzo muy superior al de escribir una palabra en el buscador de Google.
En la primera sesión del seminario “Herramientas para el Responsable de Formación” de la semana pasada nos salió una definición de lo que debiera ser la herramienta de la formación en la empresa, y como me gustó, la transcribo tal cual:

Formación en la empresa: “Proceso intencional para provocar aprendizajes aplicables al puesto de trabajo que conduzcan a favorecer la competitividad de la empresa”. Dicho así, los Planes de Formación debieran:

Ser un proceso intencional, es decir, algo que sí que tiene que ver con la voluntad y con el esfuerzo de los participantes en la elaboración del Plan de Formación, desde la Dirección hasta los participantes en las acciones formativas, y nada que ver con la mera acumulación de datos.
Para provocar aprendizajes, -y vuelvo a la definición de la RAE-, adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia. Se vuelve a hacer mención a la voluntad y esfuerzo que supone el estudio o transmisión / adquisición de experiencias.
Aplicables al puesto de trabajo, donde tienen cabida tanto aprendizajes técnicos como sociales dirigidos a diferentes individualidades que permitan ese desiderátum de “trabajar mejor”.
• Para favorecer la competitividad de la empresa, de manera que quien invierte (la empresa) obtenga un retorno de esa inversión.

Vivimos en la era de la globalización y de su hija la digitalización. Creo que es misión de todos –de las empresas también-, dar el salto cualitativo, importante y difícil, hacia el conocimiento y el aprendizaje para en definitiva, “dejar un mundo mejor al que nos encontramos cuando nacemos”.

Javier Nieto
Consultor Director Cegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Camón Il y a 4 años (12h22)

Una buena reflexión sobre tres conceptos que se suelen mezclar y confundir en las organizaciones. Las nuevas tecnologías sirven de catalizador para la integración de los tres elementos que citas. Sin embargo, es frecuente que se utilicen como un fin y no como un medio. ¡Muchas gracias por tu aportación Javier!

Responder

    Javier Nieto Suárez Il y a 4 años (12h40)

    Muchas gracias, Alfonso. En un campo tan abonado a los tres conceptos como es una organización humana llamada "empresa", debiera de tenerse en cuenta y diferenciarlos con mucho cuidado. El fin debiera ser "poder trabajar mejor" en cada nivel de la organización y estas "herramientas" debieran ser las más adecuadas
    para conseguirlo. Continuar leyendo

Marge Il y a 2 años (10h51)

That's really sherdw! Good to see the logic set out so well.

Responder

Mitch Il y a 2 años (13h44)

That's an inventive answer to an instreteing question

Responder