¿Planes de formación sin ROI?

Por el enero 20, 2011

Cuando me voy a comprar una corbata, es porque quiero estar guapo. Cuando leo un libro, me centro en la lectura y en mí mismo y desconecto de preocupaciones. Si cambio mi nómina de banco, es para obtener una mayor rentabilidad….

Todas las cosas que hacemos tienen una finalidad, que es conseguir un beneficio propio, un “retorno de la inversión”. Pero… ¿todas las cosas?, ¿incluso los Planes de Formación?

Como formador externo he tenido diferentes sensaciones cuando estoy en el aula. A veces me siento un marine tratando de conquistar una tierra hostil, ante participantes que no están a gusto en el aula y que no acaban de entender muy bien por qué no están realizando su trabajo habitual. Otras veces me he sentido como un Rey Mago, regalando ilusión, cambio, liderazgo, organización, comunicación, motivación,… a participantes sonrientes que agradecen y valoran las ideas que se barajan durante los cursos. Otras me siento como un bulto sospechoso ocupando un espacio y un tiempo ajeno hablando de cosas que ni interesan a los participantes ni añaden ningún tipo de valor a nadie. Otras (la inmensa mayoría de las veces), me he sentido útil por estar haciendo algo que proporcionaba un beneficio para mí y los participantes (estábamos aprendiendo todos) y también para la empresa en la que estaba trabajando.

¿Qué pasaba entonces cuando no me he sentido así de útil, cuando no he percibido ningún tipo de beneficio? Algo o alguien han fallado.

He fallado yo cuando no he actuado como consultor, sino como vendedor de cursos. Una consultora no es una academia que da cursos. Eso es desvalorar nuestro propio trabajo. (¡Ojo, sin desmerecer para nada el trabajo de las academias, pero es un oficio distinto!).  Una acción formativa en una empresa solo lo es si, como en la tragedia griega hay presentación (preparación de la oferta, conocimiento de la empresa cliente y de los futuros participantes, adecuación real de contenidos,…), nudo (impartición de la acción formativa propiamente dicha) y desenlace (apoyo a los participantes después de la formación, presentación de informes a la empresa, nuevas oportunidades de formación…)

Otras veces ha fallado la empresa. Ha hecho sus números para recuperar de la FTFE, ha visto la conflictividad laboral y ha repasado los catálogos de consultoras para ver posibles novedades y ha decidido montar su Plan de Formación bajo esas premisas. Y ya está, que el formador se las apañe….

Se insiste muchas veces y desde distintos foros en el “carácter estratégico de la formación”. Yo no sé si es palabrería, pero yo (quizás sea muy inocente), me lo creo. Es más, para mí, o la formación es estratégica o no es nada (ni castigo, ni regalo, ni forma de pasar el tiempo). Y como tal, necesita que se mida su impacto, el antes y el después de las acciones del Plan, y no solamente a partir de las evaluaciones en caliente finalizadas las acciones formativas.

Esta medida, este retorno de la inversión, será la herramienta clave para desarrollar a las personas que trabajan en la organización y, en consecuencia, para desarrollar a la organización misma.

Seamos pues consecuentes desde las “dos orillas”. Los consultores vendamos “consultoría”, no cursos, ayudando a las empresas a la construcción y/o desarrollo de sus medidores de eficacia a medio y largo plazo, y desde la orilla organizacional, no hagamos Planes de Formación para cubrir el expediente.

NOTA: Este post surge tras el evento “El ROI y la efectividad en los planes de formación” organizado por Tea Cegos conjuntamente con AEDIPE, que se celebró el día 18 de enero de 2011 y del cual se extrajeron conclusiones tales como que “la formación en la empresa en la forma tradicional ha muerto, ya no consigue los efectos esperados”, afirmación de Óscar Miralles, Director de Mercado de la Comunidad Valenciana de Tea Cegos, el cual afirmó también que “la eficacia se mide por los nuevos conocimientos y habilidades aprendidos, por el compromiso adquirido y sobre todo por la evaluación del impacto”.  Este evento se comunicó en directo a través de la cuenta de Twitter de Tea Cegos, donde se pueden ver las diferentes reflexiones del mismo junto con aquellas conclusiones anteriormente mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

J.J. Aguilar Il y a 8 años (08h59)

Yo que tuve el placer de estar en la jornada del ROI y la efectividad en los planes de formación recomiendo estos dos artículos de Miquel Calvet, Responsable de RHMedia, que presenció la jornada y ha hecho unas magníficas crónicas http://www.rhmedia.es/noticias/la_formacion_tradicional_ha_muerto-id0150.html y http://www.rhmedia.es/noticias/las_empresas_son_hoy_mas_exigentes_con_la_formaci-id0151.html

Responder

    Rut Roncal Il y a 8 años (09h38)

    Javier, me parece que has dado una descripción muy realista de lo que para algunas empresas supone la formación y creo que es importante la "semillita" que has plantado de cara a la necesidad que existe para que las empresas se comprometan a analizar ese impacto de la inversión para
    que los programas de desarrollo tengan sentido. Me ha encantado. Continuar leyendo